Posts etiquetados ‘Programación orientada a objetos’

El polimorfismo está íntimamente ligado a la inyección de dependencias que vimos en el artículo anterior. Es una de las piezas fundamentales dentro de la programación orientada a objetos, así que intentaré poner un ejemplo muy sencillo para tratar de entender este concepto.
Supongamos que nos encontramos con este simple diagrama UML.

Diagrama UML

Diagrama UML


Como podemos observar, la clase Persona hereda de la superclase Humano, así como la clase Perro hereda de la superclase Animal. Cada una, por supuesto, tendría sus propias propiedades y métodos.
Supongamos también que nos encargan implementar el método “correr” para dichas clases. Podemos deducir que tanto la clase Persona como la clase Perro poseen la particularidad de poder correr, pero cada uno, evidentemente, lo hará de una forma diferente.
Lo inmediatamente lógico es pensar que la solución pasaría por heredar de otra superclase que implementara dicho método pero, como sabemos, Java, así como otros muchos lenguajes de programación, soportan herencia simple, con lo que esta idea cae por su propio peso. Además, aunque fuera posible, el acoplamiento entre las clases resultaría demasiado alto, con lo que la posiblidad de mantenibilidad y extensibilidad de la aplicación se vería en entredicho. Por ello, deberemos recurrir al polimorfismo. Veámoslo con un ejemplo práctico.
Lo primero que haremos será declarar una interface Corredor.
 

public interface Corredor {

	void correr();
	
}

 
La interface contiene la función común a nuestras clases Persona y Perro que, a partir de ahora tendrán que implementarla y por la tanto sobreescribir dicho método.
Así quedarían ambas clases:
 

public class Persona implements Corredor {

	@Override
	public void correr() {
		System.out.println("Yo corro como una persona");		
	}

}

 

public class Perro implements Corredor{

	@Override
	public void correr() {
		
		System.out.println("Yo corro como un perro");
		
	}

}

 
Por motivos prácticos, y para una mayor claridad del ejemplo, he obviado en el código que ambas clases heredarían cada una de su respectiva superclase. Ahora es algo irrelevante para la explicación que nos ocupa.
Como podemos apreciar, en el método “correr” de las clases he puesto simplemente una salida por consola. Con esto será suficiente para ver cómo reacciona nuestro programa.
Ahora vamos a crear una nueva clase a la que he llamado Facade (fachada), que será con la que interactue directamente el usuario de la aplicación.
 

public class Facade {

	public void correr (Corredor c){		
		c.correr();		
	}
	
}

 
La clase Facade cuenta con un método que espera recibir un objeto de tipo Corredor, es decir, que implemente dicha interface. A continuación llama al método correr de dicho objeto, pero ¿a qué método llamará? ¿Cómo sabrá hacía dónde dirigirse?. Pues aquí está lo realmente fascinante del polimorfismo. Como tanto la clase Persona como la clase Perro implementan la interface Corredor, al pasar una instancia de cualquiera de ellas como argumento, reaccionará llamando directamente al método “correr” de la clase correspondiente, sin importarle realmente de qué objeto se trata. Él solo sabe que debe llamar al método correr del objeto Corredor que le ha sido pasado.
ATENCIÓN: Aunque he llamado “correr” al método de esta clase Facade, se podría haber llamado de cualquier otra forma. En este caso no tiene nada que ver con la interface que hemos implementado anteriormente.
Por último, para terminar nuestro programa, nos falta crear nuestro punto de entrada.
 

public class Sistema {

	public static void main(String[] args) {
		
		Persona persona = new Persona();
		Perro perro = new Perro();
		
		Facade fachada = new Facade();
		fachada.correr(persona);
		fachada.correr(perro);
		
	}

}

 
Instanciamos un objeto de cada una de nuestras clases Persona y Perro. A continuación instanciamos la clase Facade, y le pasamos cada una de las instancias anteriores como argumento de su método “correr”, que como ya sabemos está esperando un objeto que implemente la interfaz Corredor.
Compilamos y tenemos la siguiente salida:
 

salida por consola

salida por consola


 
Vemos que, efectivamente, ha respondido el método “correr” de cada una de las clases. De esta forma, si mañana nos piden implementar una nueva clase Gato, no tendremos que tocar absolutamente nada del código que ya tenemos hecho. El sistema seguirá funcionando exactamente igual. Tan solo crearemos nuestra clase Gato implementando la interfaz Corredor, y declararemos aquello que nuestro Gato queramos que haga en su método “correr”. Así de sencillo.
Espero que el ejemplo, aunque muy simple, haya dejado claro las virtudes y beneficios de usar polimorfismo en nuestras aplicaciones.
Un saludo.-

Anuncios